Inicio NATURA Soluciones caseras para hacer abono orgánico

Soluciones caseras para hacer abono orgánico

21

A la hora de fertilizar las plantas, el abono orgánico siempre es más recomendable que los producidos industrialmente.

Las soluciones naturales utilizadas como fertilizante son más ecológicas, más efectivas a largo plazo, más seguras y comportan menos problemas de exceso de fertilizante.

Es importante saber que el exceso de un mismo nutriente puede ser tan o más malo que su carencia.

Te de cáscara de plátano para hacer abono orgánico

El potasio se considera, después del nitrógeno, uno de los nutrientes esenciales para las plantas, que interviene en el proceso de la fotosíntesis, en la osmo-regulación del agua en la planta y la formación de tejidos resistentes a las sequías y heladas.

Cuando existe carencia de potasio en las plantas observamos un color amarillento y quemaduras marginales en las hojas, crecimiento lento, reducción de la floración o pérdida progresiva de hojas.

Para aportar un extra de potasio a nuestras plantas podemos hervir las cáscaras de 3-4 plátanos con azúcar y usar el agua, una vez fría y diluida, para regar las plantas.

Cenizas de madera como fertilizante

La ceniza de madera es rica en en potasio y en fósforo.

El fósforo favorece la maduración de flores y frutos, además de potenciar su perfume y dulzor.

Además la ceniza ayuda a prevenir plagas. Preparar un fertilizante casero rico en fósforo es tan simple como recoger la ceniza de la madera quemada y diluirla en agua.

Estiércol de pollo, abono ecológico

Es uno de los métodos más tradicionales y muy efectivo por sus gran aporte en nutrientes, especialmente nitrógeno.

Para preparar un fertilizante líquido a base de estiércol de pollo, debemos colocar el estiércol dentro de una tela gruesa y cerrarla, a modo de bolsa de te gigante.

Dejamos reposar el estiercol en un cubo con agua durante uno o dos días, exprimimos el agua de la “bolsa” y con el agua del cubo regamos las plantas.

Abonar las plantas a base de “malas hierbas”

¿Sabías que las malas hierbas del jardín pueden proporcionar buen alimento para las plantas?

Coloca las hierbas sobre una tela (que servirá de colador) dentro de un cubo y llénalo con agua.

Lo mejor es un cubo con tapa, ya que la fermentación de las plantas puede producir olor desagradable.

Debes remover la mezcla a diario y, tras 10 días, cuando la fermentación haya terminado, puedes colar los restos sólidos y usar el agua para regar. Según el tipo de planta que emplees, los nutrientes serán distintos.

La ortiga, por ejemplo, aportará nitrógeno y hierro, la consuela es más rica en potasio y el diente de león en calcio y magnesio

Reutilizar los posos de café

Los nutrientes que aporta el café a la tierra son un excelente abono orgánico, aunque es necesario aclarar que el abono de café sólo es indicado para plantas acidófilas, o aquellas que requieren un suelo ácido para su desarrollo óptimo: azalea, ciclamen, gardenia, hotensia, rosas…

Para preparar un fertilizante casero a base de los posos de café, podemos diluir el poso de la cafetera en un litro de agua, dejarlo reposar 24 horas y regar con la solución resultados.

Fuente: https://www.naturarla.es/5-soluciones-caseras-para-fertilizar-las-plantas