Inicio HUMANICIDIO Contaminación del aire: los óxidos de nitrógeno matan

Contaminación del aire: los óxidos de nitrógeno matan

La contaminación del aire causa 10.000 muertes al año en España, una cifra muy superior a la mortalidad asociada a los accidentes de tráfico. Entre los contaminantes ambientales más perjudiciales figuran los óxidos de nitrógeno (NO2) que son los que más muertes provocan en España, en torno a 6.000 al año. Hoy, 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente

9

Le siguen las partículas en suspensión (2.600 muertes anuales) y el ozono troposférico (más de 500) y otros como el dióxido de azufre, el monóxido de carbono o el plomo.

Cuando se suman las muertes causadas por los contaminantes citados y otros, la cifra asciende a más de 10.000 al año en España.

La alerta de que la contaminación supone no solo mala salud sino también mortalidad es de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

Con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, que en esta edición se dedica al tema de la contaminación del aire, la SEPAR explica las consecuencias de esta contaminación para la salud.

Ante estos datos, la SEPAR anima a toda la comunidad de neumólogos a insistir ante  las autoridades competentes para que aprueben medidas que mejoren la calidad del aire, “puesto que respirar aire limpio es un derecho de todos”.

Igual que fumar

Estar expuesto a un aire muy contaminado es “equiparable a fumar”, explica el doctor Carlos A. Jiménez, presidente de la citada sociedad médica.

Y  aunque los contaminantes del aire son a menudo invisibles, sus efectos en la salud pueden ser graves, especialmente en los pulmones, corazón y otros órganos sistémicos, así como en el desarrollo del feto.

“Sabemos que las personas en las etapas vitales extremas, niños y ancianos, así como los enfermos respiratorios crónicos, del corazón o de salud frágil son los más vulnerables a los efectos de la contaminación del aire en las ciudades”, refiere la doctora Isabel Urrutia, neumóloga y coordinadora del Área de Medio Ambiente de SEPAR.

Las principales fuentes de contaminación del aire en Europa son el transporte y las centrales térmicas y las plantas industriales.

En España, contaminan con la misma proporción los gases emitidos por los tubos de escape del tráfico rodado (32,5 %) y las plantas industriales o productoras de energía (32,4 %).

Las PM, carcinógenos de primer orden

Las partículas en suspensión (PM) se producen por la combustión de los vehículos que circulan por las ciudades y, en especial, por los motores diésel.

Entre las partículas más contaminantes figuran las que tienen menos de 10 microgramos de diámetro (PM10) y menos de 2,5 microgramos de diámetro (PM2,5).

“Hoy sabemos – refiere la doctora Urrutia- que las partículas en suspensión son consideradas un carcinógeno de primer orden y están muy asociadas a tumores pulmonares, de mama y digestivos”.

Contaminación aire: los niños

También los niños que viven cerca de vías con exceso de tráfico “tienen un menor desarrollo pulmonar y  la contaminación del aire supone más del 50 por ciento del total de los casos de neumonía infantil”.

Se sabe además que cuando los índices de contaminación superan los límites establecidos aumentan los ingresos hospitalarios, las consultas médicas y las atenciones en urgencias, especialmente de los enfermos crónicos respiratorios: asmáticos y pacientes con EPOC.

Y todo ello, concluye la neumóloga, son solo algunos ejemplos de lo “altamente perniciosa” que puede ser la contaminación del aire para la salud humana y razones de peso suficientes por las que debemos continuar trabajando en reducirla”.

contaminacion aire

La OMS sostiene que reducir las cifras promedio de contaminación atmosférica urbana en un sitio determinado puede lograr una disminución considerable de la mortalidad a largo plazo.

Calcula esta organización de NNUU que si la media de la concentración anual de MP10 disminuye de 70 a 20 µg/m3, que es el objetivo establecido en las guías de calidad del aire de 2005, se puede evitar, a largo plazo,  el 15 % de la mortalidad por la contaminación atmosférica.

Lograr una disminución de esa magnitud también reduce los casos de enfermedades respiratorias y cardiovasculares y aumenta la esperanza de vida de la población local.

Datos y cifras

  • La contaminación del aire representa un importante riesgo medioambiental para la salud.
  • Mediante la disminución de los niveles de contaminación del aire los países pueden reducir la carga de morbilidad derivada de accidentes cerebrovasculares, cánceres de pulmón y neumopatías crónicas y agudas, entre ellas el asma.
  • Cuanto más bajos sean los niveles de contaminación del aire mejor será la salud cardiovascular y respiratoria de la población, tanto a largo como a corto plazo.
  • Las Directrices de la OMS sobre la Calidad del Aire ofrecen una evaluación de los efectos sanitarios derivados de la contaminación del aire, así como de los niveles de contaminación perjudiciales para la salud.
  • En 2016, el 91 % de la población vivía en lugares donde no se respetaban las Directrices de la OMS sobre la calidad del aire.
  • Según estimaciones de 2016, la contaminación atmosférica en las ciudades y zonas rurales de todo el mundo provoca cada año 4,2 millones de defunciones prematuras.
  • Un 91 % de esas defunciones prematuras se producen en países de bajos y medianos ingresos, y las mayores tasas de morbilidad se registran en las regiones de Asia Sudoriental y el Pacífico Occidental de la OMS.
  • Las políticas y las inversiones de apoyo a medios de transporte menos contaminantes, viviendas energéticamente eficientes, generación de electricidad y mejor gestión de residuos industriales y municipales permitirían reducir importantes fuentes de contaminación del aire en las ciudades.
  • Además de la contaminación del aire exterior, el humo en interiores representa un grave riesgo sanitario para unos 3000 millones de personas que cocinan y calientan sus hogares con combustibles de biomasa y carbón.

Crisis climática

Las medidas para aminorar la contaminación atmosférica urbana también reducen las emisiones de gases de efecto invernadero y otros contaminantes que contribuyen a causar la crisis climática.

Como es sabido, este último produce muchos efectos nocivos sobre la salud, entre ellos los derivados de las sequías y los fenómenos meteorológicos extremos (por ejemplo, las tormentas de viento y las inundaciones), como las enfermedades transmitidas por el agua y por los alimentos.

También aumenta la prevalencia de enfermedades de transmisión vectorial como el dengue y el paludismo.

Fuente: https://www.efesalud.com/contaminacion-aire-muerte-prevencion/